El iPhone X y su nuevo sistema de seguridad biométrico: FaceID

 

El pasado martes 12 de Septiembre, Apple presentó varios dispositivos nuevos, entre los que destaca notablemente el iPhone X. El motivo de la X es por la referencia al décimo aniversario del iPhone. Si, hace ya 10 años que Steve Jobs presentó el iPhone original, parece como si hubiese sido ayer.

Entre las distintas características que presenta el nuevo modelo de Apple, se encuentra el uso del nuevo chip A11 Bionic, un SoC que va a sentar un precedente en el mercado. Este movimiento por parte de Apple nos recuerda sin duda a la salida del iPhone 5s y su chip A7, del cual un empleado de la grandísima Qualcomm aseguró que hizo cundir el pánico en la industria.

 

Desde el comienzo de los tiempos, los haters de la empresa de la manzana mordida han ridiculizado al iPhone debido a la potencia de sus procesadores en comparación con otros terminales. Pero con la llegada del A11 Bionic, el iPhone saca pecho y funde a sus competidores en los resultados de benchmark, incluso ha superado a un Macbook de 13 pulgadas con procesador i5 de última generación

 

Image

 

Pero sin duda alguna, uno de los atributos del iPhone X que más ha dado de que hablar ha sido el cambio de sistema de seguridad para acceder al terminal y realizar pagos. Han pasado de utilizar el TouchID para incorporar el FaceID, que es básicamente un sistema biométrico de reconocimiento facial.

 

Muchos detractores del iPhone aseguran que Apple no ha inventado nada con esta nueva tecnología, y que ya se lleva usando en otros terminales desde hace tiempo. Es cierto que Apple no lo ha inventado; lo que ha hecho ha sido llevar el sistema a un punto de precisión que ridiculiza al de resto de empresas del sector. Veamos en que consiste.

8 sensores para dominarlos a todos

Bajo la curiosa “península” que destaca en la parte superior de la pantalla del iPhone X se encuentra toda la maraña de sensores que Apple ha incluido para llevar a cabo la magia del FaceID:

  • Cámara frontal de 7MP
  • Cámara de infrarrojos
  • Proyector de puntos
  • Iluminador IR
  • Sensor de proximidad
  • Sensor de luz ambiental
  • Altavoz
  • Micrófono

 

Cada vez que intentamos desbloquear el dispositivo o realizar un pago, FaceID proyecta la friolera de 30000 puntos infrarrojos sobre nuestra cara. La imagen infrarroja resultante y el patrón de puntos son procesados por una red neuronal para realizar un modelo matemático de nuestra cara y compararla con la cara del propietario del terminal. Pero no termina ahí, gracias a la tecnología de aprendizaje automático, el A11 es capaz de detectar cambios en nuestra cara (gafas, gorros, imperfecciones en la piel…) que puedan irse presentando con el tiempo.

 

Apple asegura que la probabilidad de que una persona aleatoria desbloquee tu iPhone con su cara es de 1 entre 1.000.000. Puede parecer poco, pero hay que recordar que la misma probabilidad de nuestro amado TouchID era de 1 entre 50.000. No está nada mal.

 

La primera vez que configuras este sistema, el iPhone elabora un modelo matemático de tu cara y lo guarda en una parte específica del A11 llamada Secure Enclave. Este sector no es accesible por el sistema operativo, sólo por FaceID, de forma que se asegura que tu cara no se sube a la nube y se queda bien guardada localmente en tu dispositivo.

Image

Ahora mismo estaréis pensando, “Bah, eso me lo salto yo con una foto impresa”. ¡¡¡EEEERROR!!!, el iPhone escanea tu cara en tres dimensiones, por lo que es imposible burlar el sistema con una foto en dos dimensiones. “Bueno, pues entonces imprimo mi rostro con una impresora 3D y a correr”. ¡¡¡EEEEEEEEEEEERROR también!!

 

Los sensores de reconocimiento del iPhone son tan precisos que es imposible saltarse el sistema con una réplica de nuestra cara, por muy buena y detallada que sea. De hecho, desde Apple contactaron con empresas que se dedicaban a hacer caras en 3 dimensiones de muy alto nivel de detalle, pero ni estas fueron capaces de desbloquear los terminales.A estas alturas estaréis pensando que si alguien nos quiere robar dinero o desbloquear el terminal a traición, solo le basta con apuntar nuestro iPhone a la cara, pero desde Apple aseguran que es necesario “prestar atención” al móvil para poder desbloquearlo o realizar pagos.

 

Hugo desbloqueando el iPhone X de Bart

El único caso que Apple ha admitido desde el principio es el caso de que el usuario del terminal tenga un hermano gemelo, este podría llegar a desbloquear nuestro terminal sin nuestro consentimiento. De modo que a no ser que tengas un hermano gemelo malvado, tu iPhone está a salvo.