Café con IOT (Capítulo 0) – Una receta de hacktivismo interno

¡Por fin ha salido a la luz la presencia de IOT en el café!

Los últimos controles han detectado un alto contenido de IOT en la máquina de café de FutureSpace. Este hecho ha lanzado todas las alarmas en la empresa, que, nada más conocer la noticia, ha ordenado una investigación. Por el momento no se ha efectuado ningún comunicado oficial, pero los rumores apuntan a que se trata de un acto perpetrado por una red de adictos a la leche condensada que se encuentran infiltrados en la estructura de FutureSpace. Lo que sí podemos afirmar es que las trazas del acto vandálico se remontan a mediados del mes de junio, por lo que cualquiera que haya hecho uso de la máquina de café desde esa fecha, se ha podido ver expuesto al IOT. Somos conscientes de que la prensa sensacionalista asocia la presencia de IOT a la aparición de bránquias, antenas y narices en la espalda, así como al aumento de las ganas de trabajar, pero, desde FutureSpace nos recuerdan que el único efecto secundario demostrado es el aumento de los datos. Así pues, se ruega a todo el personal que mantenga la calma y que siga las indicaciones que se vayan dando desde el departamento de “chismorreos, rumores, opiniones y teoremas”, el cual ha puesto a disposición de cualquier afectado el siguiente teléfono de información: 555-2368.

Ingredientes

Esta receta de alta cocina puede realizarse con ingredientes de andar por casa (o por la oficina):
Una nota al margen:
IOT El Internet de las cosas (Internet Of Things o IOT) es un concepto que hace referencia a la conexión de los objetos a Internet. Se calcula que cada humano está rodeado por entre 1000 y 5000 objetos. ¿Te imaginas que todos ellos estuvieran conectados a Internet?
  • Tus zapatillas podrían decirle al semáforo que estás esperando a que se ponga en verde, de tal forma que se optimicen los tiempos de espera para los peatones.
  • Tu coche podría decirle al semáforo que estás esperando a que se ponga en verde, de tal forma que se optimicen los tiempos de espera para los vehículos.
  • El flan escondido detrás de la mantequilla podría informar a tu nevera de que lleva 5 meses caducado, de tal forma que en el frontal del frigorífico pareciera un aviso al respecto.
  • Las llaves que has perdido podrían notificar a tu móvil de que siguen, como siempre, en el fondo del bolso.
  • Tus gafas podrían detectar un mayor índice de parpadeos que pudiera indicar un empeoramiento de la visión, de tal forma que te llegara un correo sugiríndote que visites al oculista.
  • La maceta del captus que tienes en la oficina podría detectar una falta de humedad extrema en la tierra que contiene, avisando al sistema de goteo automático para que riegue la planta.
  • Tus pantalones podrían mandar una señal de exceso de presión a tu horno, de tal forma que se apague cada vez que metas una pizza (cuyo envase, ha avisado al horno de que ha sido abierto).

Preparación de la cocina (hardware)

Antes de ponernos a cocinar, debemos tener preparado nuestro ámbito de trabajo. En primer lugar, se debe buscar un aparato eléctrico del que se pueda extraer una buena cantidad de información. En la receta original se opta por la máquina de café, ya que es empleada por gran parte de la empresa, ofrece cierta variedad de productos, tienen un pequeño mantenimiento, funciona todo el día, sospechamos que tiene patrones temporales de uso… Pero podría valer cualquier otro cacharro, desde las opciones más conservadoras como la máquina de refrescos o la de sándwiches, hasta las más arriesgadas, como la impresora o el teléfono de recepción. Para conservar la magia, es imprescindible que los comensales permanezcan ajenos a la preparación del plato. Esto no es sólo un capricho del cocinero, sino una necesidad metodológica, ya que los sujetos de estudio deben desconocer que están siendo observados, evitando así que cambien su comportamiento habitual. Así pues, antes de empezar a cocinar, se debe esperar a las horas más avanzadas de la tarde para minimizar la presencia de compañeros en la oficina. Una vez la costa queda despejada, se desconecta la alimentación eléctrica de la máquina de café, y se coloca el enchufe inteligente siguiendo las indicaciones del fabricante. Este proceso posiblemente te ponga de los nervios, porque nada funciona a la primera. Pero tranquilo, practica en casa hasta que cortar en juliana deje de implicar la presencia de sangre de dedo humano en el plato. Esto es lo que hicieron los primeros cocineros. Ante la imposibilidad de configurar el enchufe en el entorno de trabajo (posiblemente por problemas derivados de la seguridad de la red), lo configuraron en casa, y lo conectaron a la máquina ya configurado. Con ello, se dispone de un dispositivo que monitoriza el consumo de electricidad de la máquina de café de FutureSpace, al que, con el usuario y contraseño adecuados, se le puede hacer peticiones mediante su API para que te facilite estos datos. Pero esto, es ya parte del cocinado que veremos en la siguiente sección.

Pasos del cocinado (software)

Una vez preparado el entorno de trabajo, podemos embadurnarnos de harina con las manos en la masa u optar por métodos más asépticos, como los robots de cocina. Si optamos por esta segunda opción, recomendamos el empleo de Apache NiFi, tal y como se hizo en la receta original. Apache NiFi es una herramienta que permite crear flujos de datos para su procesamiento y distribución. Así pues, es usado en esta receta para recoger los datos del enchufe inteligente y volcarlos en un fichero csv en el ordenador de trabajo. Con todo esto listo, únicamente hace falta tener paciencia, cocinar los ingredientes a fuego lento durante meses, y esperar a que el fichero llegue a unos 200MB de datos.

Presentación

Una vez preparado el plato, hay que hacerlo digno de este nombre. Es decir, se deben emplatar los datos y ofrecérselos a los comensales de forma que sean apetecibles. Para ello, se deben analizar los datos en crudo hasta obtener información refinada que podamos interpretar y que haga olvidar a los invitados al ágape, que el plato que se están comiendo, está preparado con su propia carne.

¿Te atreverás a probar este plato? Lo veremos en las siguientes entregas de Café con IOT
Adrián Fernández Chicote

Formado como arquitecto, reformado como diseñador web y transformado en analista de datos. En mi cabeza habita un batiburrillo de información sobre lingüística, cálculo de estructuras, historia del arte, algebra, neuroiciencia, sociología, estadística, dibujo, inteligencia artificial... Pero si arañas un poco, verás que lo que realmente soy es un anárquico homo ludens apasionado de los juegos. «Si no puedo bailar, tu revolución no me interesa» - Emma Goldman -